(16-02-2020) MONTAÑA (o Pico) DEL VERDE (2.284 m.) desde Panticosa - Sierra de Tendereña - Valle de Tena (Pirineo de Huesca)

 (Horarios, mapas, tracks y demas...al final del repor)

Ayer, después de bajar del Aspe, quedamos en Panticosa con nuestra amiga Marta, la que fuera nuestra guía durante el viaje a Isla Reunión del año pasado y que ahora se encuentra trabajando en la estación de esquí.

Como perfecta conocedora de la zona que és, le pedimos consejo de cara a la jornada de hoy y nos recomendó esta modesta (en altura) montaña de la sierra de Tendeñera, así que si lo dice "Mademoiselle Barrete"...a por ella que vamos.

Una vez llegamos al parking de la estación nos disponemos a bordear ese edificio de cristal por su parte trasera.

Nada más pasarlo giramos a la izquierda y tomamos el sendero que asciende.

Seguimos los indicadores que señalan "Ibones de Sabocos - La Ripera".

Cruzamos el puente de La Zoche sobre el rio Bolática.

A medida que ganamos altura el bosque se va abriendo.

Esto nos permite comenzar a disfrutar de las excelentes vistas:

Sierra de la Partacua, con Peña Telera destacando sobre el resto de cimas.

Cuando un muy buen equipo se mejora con nuevas incorporaciones el resultado es: ¡¡ Equipazo !!

Estamos ya en la base de la ladera que desciende desde la Montaña del Verde.
Al fondo, los picos de Catieras (izda.) y el de las Escuellas (dcha.)

En ese punto giraremos a la derecha para ir superando poco a poco los Bancales de Faceras, una linea de terrazas construidas por los granjeros de la zona en las que antiguamente se cultivaba cereal.

Superados dichos bancales, el cuestorro de mantiene ya uniforme. No tenemos mucha idea de por donde hay que tirar así que elegimos el itinerario que nos parece más evidente

Reagrupamiento antes de entrar en terreno nevado.

Esas huellas de esquí de travesía que tenemos delante nos irán sirviendo de referencia.

Mientras que por encima de nuestras cabezas el sol pelea para hacerse un hueco entre las nubes...

...a nuestras espaldas se alzan los tresmiles de Panticosa.

Nos dirigimos hacia la parte alta de la pala (flecha azul), tomando de referencia una ancha roca que tendremos que dejar a nuestra izquierda

Entre la inclinación y el abrir huella, mis gemelos van cogiendo "calorcito".

El grupo avanzando poco después de bordear la roca que nos servía de referencia.

Igone y la Partacua.

Joder, parece que esta cuesta no se acaba nunca...

Finalmente salimos a un pequeño resalte (flecha roja) desde donde ya podemos divisar el punto por donde entraremos a la arista cimera, lugar desde donde esta tomada la instantánea.

La fácil arista que tenemos que recorrer, fotografiada desde el mismo sitio.

Durita se presenta la nieve en esta parte alta, así que colocamos crampones, que para eso están y para eso cargamos con ellos.

Menudo finde pirenáico que hemos pillado ¿eh?.

Últimos y cómodos metros antes de llegar a la cima, situada sobre la pequeña pirámide nevada al final de la arista.

¡¡ Buen trabajo, gente !!

En la cima del Pico del Verde (2.284 m.), con las cimas de la sierra de Tendeñera al fondo.

"Vengaaaa, un besito de celebración, tontorrón"

Una gozada de vistas:
Sierra de Partacua, zona de Anayet, Midi d´Ossau, Valle de Tena, Embalse de la Lanuza...

Hacia el oeste:

Por encima de nosotr@s la elegante Peña Sabocos, un poco más abajo el ahora helado Ibon de Sabocos (flecha roja), el oculto Ibon de los Asnos (flecha azul) y, encerrada en el circulo verde, la casi imperceptible caseta del remonte de la estación de Panticosa desde donde nos observa nuestra amiga Marta durante su turno de trabajo, a quien saludamos a grito pelado desde la cima.

¡¡¡ Artista !!!

Bueno cuadrilla, recogiendo, que hay que ir pensando en descender.

La bonita y ancha cresta cimera.

Una última de parejita, antes de abandonar la arista definitivamente.

El grupo girando en el punto donde se deja la arista y comienza la larga ladera de descenso.

¡¡ P´abajo !!

Entre lo bien que esta la nieve para descender clavando talón y la preciosa panorámica que tenemos de cara mientras descendemos, la bajada resulta de lo más cómoda y atractiva.

Voy a espabilar, que est@s ya se han reagrupado y seguro que alguna cervecita abierta hay por ahí abajo...

El descenso discurre por el mismo camino que subida, así que tan solo quedará deshacer lo andado...

...hasta llegar a nuestro punto de partida, el parking de la estación de Panticosa, donde volveremos a coincidir con Marta, pudiendo así despedirnos de ella y agradecerle la recomendación por el descubrimiento montañero de hoy.

Un placer, Montaña del Verde. La siguiente visita quizás sea con esquís, ya veremos...


DATOS DE INTERÉS (Orientativos)

Por un fallo en las pilas, el GPS no registró los primeros 1,5 km, cubiertos en 30 minutos y con un desnivel de 150 metros. Estos datos están ya incluidos en las siguientes indicaciones:

Distancia recorrida:  11 kilómetros.

Tiempo ascenso:  2 horas 30 minutos (sin contabilizar paradas )

Tiempo descenso: 1 hora 45 minutos (sin contabilizar paradas).

Desnivel positivo acumulado:  1.210 metros.

Mapa de la ruta (pinchar sobre el recuadro del ángulo superior derecho para ampliar)  


WIKILOC (ver mapa y descargar track): PICO DEL VERDE desde Panticosa

DESCARGAR solo TRACKPICO DEL VERDE desde Panticosa 

(29-12-2019) PICO GILBO (1.677 m.) desde Horcadas (León) - Montes de Riaño - Cordillera Cantábrica

 (Horarios, mapas, tracks y demas...al final del repor)

Abandonamos nuestro cómodo "campo base" habitual de esta zona (Hostal Tierra de La Reina, en Llánaves de la Reina) para dirigirnos hasta el pueblo de Horcadas, que nos recibe a la sombra y con un frío del carajo (-7º C).

Echamos a andar hacia la parte alta del pueblo hasta enlazar con una pista que hay por encima de la ermita, al comienzo de la cual encontraremos un panel informativo.

Pocos metros después de ese cartel tomaremos un desvío hacia la derecha (circulo azul: pequeño poste señalizador).

Sigue haciendo un frío del carajo, asi que se agradece mucho salir de la sombra y que te golpeen los primeros rayos del sol.

La pista nos va enfilando hacia el murallón que componen la Peña de los Serrones y el Gilbo.

A nuestra izquierda aparece una entrada del embalse de Riaño con las cimas de la Sierra de los Villares (Pico Jano, La Muga y Peña el Caballo) por encima de este.

Ahí adelante abandonaremos la pista para girar a la izquierda y posteriormente pasar al lado del abrevadero, entrando de nuevo en terreno soleado.

Alberto y yo a la altura del abrevadero con un croquis de la linea que seguiremos en busca de la arista y la cima del Gilbo.

Por cierto, ya veis lo que pone el cartelito de la fuente.

La cuesta va ayudando a entrar en calor, ya no nos acordamos del frío de abajo.

Llegados al pie de la pared, la linea del sendero gira en su parte más baja hacia la izquierda por una vira herbosa hasta alcanzar una pequeña terraza, lugar desde donde tiraremos prácticamente a derecho hacia arriba, en busca de la arista.

Alberto con el embalse de Riaño y algunas de las cimas más emblemáticas de la montaña palentina de fondo.

Zoom sobre dos de los grandes.

Por delante, el camino que nos llevará hasta aquella terraza u hombro del fondo (flecha amarilla).

Alcanzado ese punto nos esperan un par de diagonales hasta llegar a la arista.

Esas dos flechas amarillas señalan el sendero que nos ha traído hasta el hombro.

Parece que todavía queda un rato de pared para la primera cerveza ¿no?

La subida hasta la arista esta bien marcada (hitos) y no presenta ninguna dificultad reseñable.

Vistas hacia el sur: por allá abajo queda Horcadas, de donde hemos arrancado.

Las marcas conducen hacia esa "v", la arista esta muy cerca.

Lo dicho: hasta aquí sin dificultad, pero con su buena cuesta.

Los hermanos Nieto justo en el lugar por donde hemos accedido a la arista.

En ese punto toca girar hacia la derecha, siguiendo el todavía marcado sendero.

Después el camino regresa a la vertiente sur de la pared durante unos metros, evitando un tramo de arista.

Alberto y Luis entrando en esa zona.

Completando el flanqueo que nos devolverá de nuevo a la parte alta.

Arriba estamos, y ahora ya no queda otra: si se quiere continuar hacia la cima hay que hacerlo siguiendo la arista.

A partir de aquí entramos en terreno "serio": son unos 100 metros de arista los que habrá que recorrer con los cinco sentidos puestos, porque aquí un fallo puede derivar en un accidente muy, muy serio.

Os animáis?  Venga, vamos.

En la primera parte de ese tramo la arista tiene la suficiente anchura como para caminar sobre ella con relativa facilidad (no olvidar que estamos hablando de una arista con caída seria a ambos lados).

En la parte final, y durante unos 50 metros aproximadamente, la cosa ya cambia: la arista se vuelve más afilada, la exposición es alta y el recorrido exige más compromiso y concentración.

Observamos con atención el tramo y nos parece que lo más conveniente es avanzar por la izquierda, aprovechando las grietas que presenta la excelente caliza para ir metiendo la puntera y el canto de la bota, a la vez que nos vamos agarrando firmemente con las manos a la roca.

Los últimos 20 metros hacia la cima son más relajados y de menor exposición.

Finalmente alcanzamos la cima del Gilbo (1.677 m.). Por cierto, no intentéis llevaros las botas, están muy logradas y mejor ancladas.

Precioso fin de semana de montaña el que nos estamos marcando, compañeros.

Desde la cima se puede disfrutar de la que, sin duda alguna, puede ser una de las mejores panorámicas de la Cordillera Cantábrica.

Hacia el Yordas y los Picos de Europa.

Cimas de la Montaña de Riaño con el Macizo del Mampodre más hacia el norte.

¿Porque será que me estoy acordando ahora de nuestro viaje por tierras noruegas?

Las vistas sobre Riaño, el embalse y la montaña palentina son (con perdón) realmente acojonantes.

Venga, txabales, la ultima y nos vamos, que el almuerzo nos espera al otro lado de la arista.

Un croquis desde la misma cima, señalizando la entrada a la arista, el recorrido por la misma y el posterior descenso por la pared sur hacia el hombro.

De vuelta.

Un recorrido inolvidable, realmente precioso, con ambiente de alta montaña.

Lo prometido es deuda: almuerzo en terraza de superlujo.

Finalizado el hamaiketako nos disponemos a abandonar la arista.

Descendiendo por la pared sur hacia el hombro (flecha amarilla), donde giraremos a la izquierda.

Luis llegando al hombro.

Una vez salimos de la pared descenderemos por los prados en dirección a la base del Cueto Casnello.

Llegando a la altura del abrevadero, a punto de enlazar con la pista que nos devolverá al pueblo.

La helada se ha mantenido en las zonas donde no penetran los rayos de sol.

La ermita marca el fin de la pista y la entrada al pueblo.

Descendiendo hacia Horcadas, comienzo y final de esta soberbia ruta.

Y para terminar, una preciosa panorámica desde la entrada del pueblo de Riaño hacia la zona por donde nos hemos movido hoy.


DATOS DE INTERÉS (Orientativos)

Distancia recorrida:  5,8 kilómetros.

Tiempo ascenso:  1 horas 10 minutos (sin contabilizar paradas )

Tiempo descenso: 50 minutos (sin contabilizar paradas).

Desnivel positivo acumulado:  550 metros.

Mapa de la ruta (pinchar sobre el recuadro del ángulo superior derecho para ampliar)  


WIKILOC (ver mapa y descargar track): PICO GILBO desde Horcadas

DESCARGAR solo TRACKPICO GILBO desde Horcadas