(12-08-2012) MADEIRA: Levada DAS 25 FONTES

La segunda levada que vamos a recorrer se encuentra situada en la parte oeste de la isla.

Un mapa para ubicar la zona:

De Funchal tomamos la carretera que va de Paul da Serra en direccion a Porto Moniz y nos desviamos en las cercanias del aparcamiento de Rabaçal hacia Calheta. Descendemos hasta encontrar un restaurante abandonado y alli aparcamos los coches.

En frente del restaurante parte una pista (señales) que va discurriendo por el bosque en su inicio.

Despues ya pasamos a terreno abierto: nosotros no vamos a seguir la pista que se ve alla enfrente, si no que al llegar al fondo del camino por el que vamos tomaremos un tunel que atraviesa la montaña.

Exhuberante vegetacion el los valles.

Pasamos al lado de una vieja casa, dejandola a nuestra derecha, y nos dirigimos a la entrada del llamado Tunel del Jinete.

La entrada humeda, ancha y con las paredes tapizadas de musgo y verdin.

Se estrecha hasta dar con tunel por el que discurre una gran tuberia.

Son 800 metros de tunel, lo que hace que el uso de la linterna frontal sea necesario aqui tambien.

Bego y Alberto contemplando con curiosidad las imagenes que decoran la salida.

Conectamos aqui mismo con otro el camino que procede de Rabaçal.

Nuestra segunda ruta por una levada (o canalizacion de agua) en la isla de Madeira.

Esta no es ni tan vertical ni tan larga como la de Caldeirao Verde, pero tambien tiene su atractivo.

Se abre un claro en el camino y podemos distinguir el lugar hacia el que nos dirigimos: aquella oquedad del fondo.

Vegetacion por todos lados.

Aqui tambien esta protegido con pasamanos todo el recorrido (a mi me resulto excesivo pero....)

Por ese agujero en la montaña se desliza el agua que despues es canalizada gracias a la levada.

Aunque no lo parezca coincidimos con bastante (demasiada) gente en este recorrido.

El hecho de que sea mas corta y sencilla que otras atrae a mas turistas, y por desgracia a un porcentaje mas alto de guarr@s: impresionante la cantidad de kleenex abandonados en cualquier rincon.
Yo me pregunto ¿esta gente hara eso en el salon de su casa o en su dormitorio?...CERD@@@@@@@S.

Tranquilizate Javitxin, y disfruta de esos rincones a donde no llegan esos personajillos.

Al igual que en Caldeirao Verde aqui la levada atraviesa enrevesados tramos.

El camino se oculta.

Recorriendo un precioso tramo en el que las ramas de los cercanos arboles toman todo el protagonismo.


Finalmente la levada nos deja en el punto donde recoge el agua que transporta.

Estamos en la caldera de Las 25 fuentes.

Se supone que si sumamos cada uno de esos hilos de agua contabilizariamos las 25 fuentes.

Detalle de un rincon de la caldera.

Parece que no hay nadie mas que nosotros ¿verdad?. Pues no, hay un mogollon de gente aqui aunque no se vea.

Juanjo haciendo que Bego inunde sus zapatillas si quiere hacerse una foto con el.

La levada sigue hacia otro valle pero nos encontramos con que l@s cerd@s han improvisado en el comienzo de ese trayecto otro WC. El hedor y los kleenex abandonados hacen que se nos quiten las ganas de seguir por esa nueva levada asi que emprendemos camino de vuelta.

Una pena que rincones tan bellos sean accesibles para esa gente que no tienen ningun respeto ni consideracion con el entorno.

Bueno, ya estamos en el tunel del Jinete.

Salida.

La costa sur de Madeira delante de nosotros.

Los "Campuzo-Pinotxos" llegando al punto de partida.

Montamos en los coches y tomamos la carretera ER 110, que al discurrir por la parte mas alta de las montañas de la zona, nos permite disfrutar de una panoramica distinta del rincon por donde hemos estado metidos esta mañana.

Seguimos la carretera hasta la punta Noroeste de la isla: llegamos a Porto Moniz, un bonito pueblo costero.

Descendemos vertiginosamente hasta la misma costa...

...para disfrutar de las conocidas piscinas naturales de Porto Moniz, excelente punto final para el recorrido de la jornada de hoy.


DATOS DE INTERES (Orientativos) 

Tiempo ida: 1 hora 30 minutos. 
Tiempo vuelta: 1 hora 20 minutos.

1 comentario:

yamajos dijo...

Por vuestras estupendas crónicas se evidencia que Madeira es un pequeño paraiso para los senderistas.
Muy gratas e ilustrativas todas las entradas. Un saludo