(30-01-2016) LAKARTXELA (1.982 m.) y BIMBALET (1.757 m.) desde Venta de Juan Pito - Valle de Belagua - Pirineo Navarro

 ( Horarios, mapas y tracks...al final del repor)

Este sábado ha tocado madrugar un poco con el fin de acercarnos hasta el Valle de Belagua, el rincón donde comenzamos a realizar nuestras primeras incursiones pirenaicas hace ya unos cuantos añitos.

Para hoy hemos elegido como objetivo el monte Lakartxela (oculto tras el Keleta), tomando como punto de partida y llegada el aparcamiento de la Venta de Juan Pito.

Para tomar el sendero debemos descender unos 50 metros hasta la curva anterior a la Venta.
Un poste vertical con las marcas amarillas y blancas de sendero PR (pequeño recorrido) señala el inicio.

El camino nos lleva a cruzar un pequeño arroyo, y pasado este comenzamos a ascender entre magníficos ejemplares de hayas.

Pasamos a terreno abierto y el Pirineo sale a recibirnos.


Una sucesión de lomas nos van haciendo ganar altura progresivamente, sin gran esfuerzo, como hay que empezar.

Chinebral de Gamueta y compañía asomando por el collado que separa el Txamantxoia (dcha.) y Lapakiza (izqda.).

Centremonos en nuestro recorrido: desde el todavía oculto collado Arrakogoiti deberemos flanquear la ladera sur del Bimbalet para posteriormente ascender hacia el collado superior, que nos dejara a las puertas del ultimo tramo de la ascensión.

Nada, que se nos vuelve a ir la atención.

Acercándonos ya al collado Arrakogoiti o Puerto de Urdaite, paso fronterizo entre Francia y Navarra.

En este collado confluyen dos de los caminos que se dirigen hacia Bimbalet y Lakartxela: el que viene desde el refugio de Belagua y el que traemos nosotros desde la venta de Juan Pito.

Silvia a la altura del mugarri (señal fronteriza) existente en el paso, con el pico Larragoiti al fondo.

Observando el barranco de Arrakogoiti desde ese mismo punto.

Aquí el viento sopla con bastante fuerza y viene fresquito, así que toca abrigarse y ponerse de nuevo en marcha.    

A partir del collado el sendero discurre bordeando a media altura la cara sur del Bimbalet.

Flanqueando con las principales cimas de los Valles de Ansó y Hecho como telón de fondo.

El Valle de Belagua queda muy abajo ya.

Entrando en la amplia canal camino del collado superior (flecha roja).

Parece que no estamos solos: tirando de zoom podemos distinguir un pequeño grupo en el collado, a punto de entrar en la larga ladera rocosa de la izquierda.

Nosotros seguimos a nuestro ritmo hasta que se acaba la subida..

Hemos alcanzado en el collado superior (1.812 m.) y ahora debemos girar a la izquierda, afrontando la fuerte pendiente que tenemos delante.

Tal y como nos hemos pillado nosotros este tramo, desprovisto en su mayoría de nieve, ascenderlo no resulta complicado pero requiere poner mucha atención, sobre todo al cruzar estos pequeños neveros y las zonas en las que la hierba se encuentra helada.

Superada dicha ladera entramos en terreno más tranquilo, desde donde ya distinguimos el objetivo de hoy.

A nuestra izquierda dejamos la prominencia rocosa qué forma parte del cordal de Lakartxela y que alguno puede llegar a confundir con esa cima, cómo creemos que ha sido el caso del grupo que nos precedía (sus huellas giran hacia la izquierda, no van hacia Lakartxela) y que nos hemos cruzado en el descenso.

Deberemos pasar por debajo de ella en dirección al pequeño collado anterior a la cima de Lakartxela.

El viento y el hielo se han encargado de tapizar la hierba que encontramos en esta parte alta.

Alcanzado el collado lo que nos encontramos ahora es un corto tramo de arista de unos 100 metros de longitud.

Con nieve o con hielo será otra cosa pero desprovista de ambos, limpia tal y como está ahora, la progresión es sencilla y sin dificultad, nada aérea.

Al final de la bonita arista nos encontramos el buzón que señala la cima de Lakartxela (1.982 m.).

Y aquí estamos: 30 de enero, en pleno Pirineo y sin gota de nieve a 2000 metros....mal vamos.

Esta es una cima muy especial para nosotros, puesto que fue la primera montaña que ascendimos juntos en el Pirineo hace veintimuchos años. Hoy y aquí, de nuevo sobre la misma cima, nos hemos conjurado para volver a ascenderla juntos dentro de otros veintipico, a ver si lo logramos.

El frío viento se encarga de romper el momento romanticón, asi que sera mejor hacer unas fotos e ir descenciendo.

Hacia el oeste: Txardekagaina (centro), Otxorrigaña (semioculto a la izquierda) y Orhi (fondo).

Y hacia el este, pues eso....los "gordos".

Venga, vámonos para abajo.

Nada más salir de la arista decidimos parar a poner los crampones. Probablemente nos vendrán muy bien para bajar la pala que desciende hasta el collado de la cota 1812.

¿Que podríamos bajar sin crampones?
Seguro que si, pero para eso cargamos con ellos en invierno (aunque no sea necesario a primera vista), para usarlos en ciertas zonas "delicadas" donde nos van a aportar un plus de seguridad y tranquilidad.

Sería bastante ridículo resbalar durante el descenso en alguno de los neveros e ir dándote golpes contra las rocas que afloran mientras llevas los "pintxos" dentro en la motxila ¿verdad?.

En un ti-ta nos ponemos en el collado y realizamos un buen cambio.

Guardamos crampones y sacamos almuerzo: ufaaaaa...lo bien que va a entrar esa tortillita.

Una vez repuestas las fuerzas continuamos con el descenso.

Andamos muy bien de tiempo así que decidimos aproximarnos hasta el cercano Bimbalet.   

Silvia jugando con el zoom de su nueva cámara sobre los Alanos y Peña Forca.

Alcanzamos el portillo de Bimbalet, dónde nos esperan los 100 metros de desnivel que nos separan de la cima.

Tiramos a derecho por la fuerte pendiente y en 10 minutos alcanzamos el buzón cimero.

Los cinco minutos de rigor para disfrutar del paisaje y sacar unas fotillos.

El cordal que asciende desde el collado de Arrakogoiti hasta el Lakora, y la amplia ladera sobre la que se asienta el bosque de Ihizkoundize, ya en territorio francés.



La puntiaguda silueta del Txardekagaina y los valles del prepirineo francés.

Vale, vale, no se preocupe, señor buitre leonado, ya le dejamos tranquilo.

De vuelta al collado un hito fronterizo (circulo naranja) de cemento nos sirve de referencia para emprender el descenso. 

Tomamos un sendero que no sabemos bien si es el utilizado habitualmente para ascender al Bimbalet o uno de los muchos que crea su paso el ganado.

 El caso es que optamos en bajar casi a derecho por entre el brezo para ir a dar al sendero principal.

El cordal de cimas que remata el Lakora visto desde el collado Arrakogoiti.

Disfrutando de los colores del entorno en esta época invernotoñoprimaveral.


Peña Ezkaurre, otra que esta peladita.

Los zigzags de la carretera que asciende a La Pierre Sant Martin antes de adentrarnos en el tramo final de bosque.

Cruce de arroyo, limpieza de botas y....

...últimos metros

Y es aquí, sentados sobre las rocas del aparcamiento de la Venta de Juan Pito mientras disfrutamos de las vistas sobre el precioso valle de Belagua, donde ponemos punto final a la, para nosotros, especial ascensión de hoy.


DATOS DE INTERES (Orientativos)

Distancia recorrida:  9,8 kilómetros.

Tiempo empleado en la ruta:   3 horas 20 minutos (sin contar paradas).


Desnivel positivo acumulado: 956 metros.

Mapa general de la ruta (pinchar para ampliar):






Para VER LA RUTA EN WIKILOC y/o descargar el TRACK para el GPS pinchar en:
Mapa y Track LAKARTXELA y BIMBALET desde Venta de Juan Pito

También podéis DESCARGAR TRACK directamente aquí:
Track LAKARTXELA y BIMBALET desde Venta de Juan Pito

2 comentarios:

Pilar Fdez. Victorio dijo...

Muchas felicidades, chicos, por esos veintitantos añazos que habéis disfrutado en las alturas y muchísimas gracias por permitirnos participar de esas experiencias maravillosas a quienes tenemos que seguiros desde la butaca.
La nueva cámara de Silvia y su arte, nos están proporcionando imágenes todavía más bellas.
Que podáis seguir haciéndonos disfrutar otros veintitantos.
Muchos besos para los dos.

Zorionak, Mila Esker

Javipozoko dijo...

Muchisimas gracias a ti, Pilar, por esa fidelidad incondicional para con nuestro blog.

Estas felicitaciones son el motor que mueve el blog, y es una gozada recibirlas.

Montañas de besos para vosotros.