(24-04-2021) VUELTA A ANBOTO: Arrazola - Collado Larrano - PAGAZELAIBURU (1.006 m.) - Collado Zabalandi - IZPIZTE (1.057 m.) - ANDASTO (822 m.) - Barranco Errekaundi - Arrazola

(Horarios, mapas, tracks gps y demás...al final del repor)

Salimos desde el parking situado a la entrada del barrio de Arrazola, en Atxondo, con más viento y fresco del que esperábamos.

La intención es darle la vuelta a la majestuosa mole que tenemos delante, el precioso Anboto, ascendiendo al collado de Larrano (oculto tras las últimas paredes situadas a la derecha de la foto) y regresando al punto de partida por el barranco Errekaundi (imaginárselo a la izquierda de la instantánea).

Subimos por asfalto a la parte alta del barrio hasta llegar a la altura de este caserío, punto en el que se bifurca la carretera nada más pasarlo y lugar donde tomaremos el desvío de la derecha.

El hormigón nos acompaña hasta llegar a los dos últimos caseríos.

Tomamos el sendero que parte por detrás del situado a la derecha.

La subida es bastante evidente, pero en los puntos donde se puede presentar alguna duda hay marcas azules que ayudan a tomar la dirección correcta.

Atención en los pasos de portillas y cercas.

El sendero nos lleva a la base de la pared de Frailia, el espectacular espolón que tenemos a nuestra izquierda.

A nuestras espaldas el Valle de Atxondo y la altiva silueta del Udalaitz.

Llegamos a zona llana, lugar desde donde arranca la ruta de Anboto Sakona, que discurre por la cara norte, y que a mi es la que más me gusta para ascender a esta preciosa montaña.
Pero la de hoy nos lleva más hacia el fondo, discurriendo paralela a las paredes y en busca del paso que nos permitirá cruzar a la otra vertiente, el collado de Larrano.

El sendero que tenemos que seguir no solo no asciende de momento, sino que incluso pierde algo de altura, en busca del pinar que tenemos allá al fondo.

Magnificas vistas a pesar de que todavía estamos bastante abajo.

Silvia ya en las cercanías del pinar.

Luis admirando la imponente y vertical pared de Frailía.

Un cercado para el ganado será la referencia que nos servirá para ir atentos: el desvío clave esta cerca.

Unos metros después deberemos de abandonar la ancha pista que continua descenso para tomar una senda que gira hacia la izquierda en plena curva (hitos al borde del camino), y que gana altura poco a poco por la ladera rocosa.

Los Luises en pleno flanqueo.

Un croquis donde se aprecia el camino que hemos seguido hasta aquí (en amarillo) y la línea que sigue la ruta de ascenso de Anboto Sakona (en naranja).


Parte final del flanqueo antes de salir a zona despejada.

Se abre ahora el terreno, lo que nos permite ubicar el objetivo a alcanzar, algo que haremos ayudados por la señalización de hitos (circulo amarillo) y marcas de pintura.

Luis N. sobre el sendero, Udalaitz al fondo y Frailía a la derecha.

Estos preciosos ejemplares nos sirven de referencia.

Todo para nosotr@s.

Una última "zeta" sobre la ladera norte nos deja en las cercanías del collado.

Metros finales donde podemos apreciar claramente el refugio de Larrano y al fondo el arranque del cresterío que va hacia Anboto.

La panorámica desde aquí arriba es de las de saborear durante un buen rato, lo cuál también nos servirá de perfecta excusa para recuperarnos de la subidita.

Hacia el norte la zona de Durangaldea y el Valle de Atxondo.

A nuestra izquierda (hacia el oeste) la espectacular cresta que lleva hasta el Alluitz, uno de los recorridos de montaña más espectaculares que se pueden hacer en las montañas de Euskadi.


El arranque de la misma, con ese curioso refugio medio escondido entre las rocas.

Hacia la derecha (Este) podemos observar muy cerca la pequeña y curiosa ermita de Santa Barbara, justo por encima de la cuál intuimos la línea que habría que seguir para encaramarnos a la cresta de Kurutzeta y Elgoin a Anboto (línea naranja) y a escasos metros del punto donde nos encontramos, el sendero que abandona el collado y que tomaremos para descender hacia la vertiente sur, hacia Asuntze.

Identificando lugares mientras bajamos:

1) Asuntze: punto donde nos llevará a dar el sendero por el que transitamos.
2) Collado Pagozelai: hacia allá vamos. 
3) Pista que proviene de las cercanías del Santuario de Urkiola.
4) Ladera que asciende hacia la cima de Urkiolamendi.

La cicatriz del sendero sobre la ladera habla de lo transitado de la zona.

Llegamos a Asuntze: aquí abandonamos el sendero y enlazamos durante unos metros con la pista que viene de Urkiola.

Digo unos metros porque un poco más arriba dejamos la grava y nos tiramos a la derecha para subir paralelos a la pista (línea amarilla), por sendero y sin tanta gente.

Nos salimos de la misma a la altura del antiguo lavadero de mineral.

En dirección al collado, el camino pasa cerca de un refugio cerrado.

Vistazo hacia atrás, hacia Asuntze.

Al final de la cuesta volvemos a dar a al pista, desde donde identificamos el collado Pagozelai y la suave loma del Pagazelaiburu (1.006 m.), por donde pasaremos en unos minutos.

Estamos ya a la altura del collado Pagozelai, punto clave de la ruta "normal" a Anboto, señalada en la instantánea con línea amarilla.
Realmente es en este punto donde comienza la ascensión propiamente dicha.

Pero hoy no es ese nuestro objetivo, así que continuamos paralelos al collado Pagozelai, pasando sin saberlo por la cima del Pagozelaiburu (no hay ningún tipo de indicación tipo hito o buzón en su cima) y con las cumbres del Izpizte (izquierda) y Orisol (derecha) delante de nosotr@s.

Lo mejor es volver hacia el sendero que desciende desde el Collado Pagozelai.

Lo tomamos y continuamos hacia Zabalandi.

Ya en la pista principal pasamos a la altura de un pequeño refugio.

Llegamos al collado de Zabalandi: un lugar espectacular, no solo por mi incomparable porte y presencia, sino por la ubicación del mismo. 
Porque si la imagen de las paredes y cima de Izpizte resultan bonitas...

...lo de contemplar desde aquí la cara sur de Anboto es de quedarse sin palabras (la línea amarilla señala el recorrido que sigue la ascensión desde Zabalandi).

Una vez más en la jornada de hoy descartamos Anboto, pero no así la ascensión al Izpizte.

Desde el collado Zabalandi, siguiendo el cartel indicador y las señales, cruzamos un pequeño pero precioso hayedo.

Este da paso a un breve tramo de terreno kárstico.

De ahí pasamos a una corta pero exigente canal.

Pocos minutos después de superar la misma, y estando atentos a las marcas, distinguimos entre rocas y arboles el pequeño buzón cimero del Izpizte (1.057 m.)

Preciosas vistas hacia el sureste, vertiente alavesa, con el Valle de Aramaio a nuestros pies y la cumbre de Orisol a nuestra derecha.

Aquí llega el resto de la tribu.

Hacia el este, mirando ya hacia terreno gipuzkoano, distinguimos al fondo a la izquierda la sierra de Aitzkorri y un poco más cercanos y centrados en la foto, el embalse de Urkulu y el macizo de Zaraia, con las cimas de Kurutzebarri y Elorretako Aitza, por donde anduvimos enredando hace unas jornadas.

Pocos metros por debajo de la cima del Izpizte hay un pequeño collado con magnificas vistas a Anboto que nos servirá de salón - comedor - dormitorio (pedazo de siesta que echamos, por Dios) durante las próximas ¡¡ 4 horas !!, haciendo buena la máxima de la cabecera del blog: "Nosotros al monte no llevamos reloj, llevamos frontal".

"¿¿ Las 5 de la tarde ??. No jodas. Igual empezamos a bajar ¿no?"

No seguimos el camino de subida, sino que descendemos en dirección este, como si quisiéramos seguir la pista que lleva hacia Betsaide.

Joder, es que podríamos estar admirándolo horas y horas.

Descendemos hacia la pista que viene de Zabalandi y que tira hacia Tellamendi y Betsaide, pero cuando la alcancemos vamos a girar hacia la izquierda (como para volver hacia Zabalandi). 

Luis, Silvia y Terese abandonando la pista para desviarnos hacia la derecha, tomando el sendero que va hacia el Andasto.

Silvia, Anboto y el sendero en cuestión.

Vista hacia nuestra izquierda.

Llegamos a la altura del poste señalizador que señala el comienzo del sendero que desciende hacia el barranco de Errekaundi (izquierda), pero nos lo saltamos para seguir de frente, en dirección al muy cercano Andasto.

Una pequeña trepadita nos ahorra dar la vuelta y nos permite salir directos al buzón, sin tener necesidad de seguir el sendero que bordea la cima por la izquierda y que permite alcanzar la cumbre por detrás.

Terese, Luis N., Silvia y Luis A. sobre la cima del Andasto (822 m.)

Volvemos sobre nuestros pasos hasta el poste señalizador y comenzamos a descender.

Barranco Errekaundi, otro lugar mágico en el recorrido.

Darle la vuelta a la morada de Mari es tan o más bonito que ascenderlo.

En el corazón del barranco.

Salimos de la espesura y nos encajonamos un poco.

Sendero muy claro y sin perdida.


El mismo nos lleva a dar a las pistas señalizadas (circulo naranja) que provienen de Arrazola.

Omnipresente también Udalaitz.

Tocamos asfalto e identificamos puntos claves de la ruta de hoy.

Aquí se cierra el circulo.

Admirando el precioso Valle de Atxondo y sus caserios.

Y finalmente, después de muchas horas de disfrute y felicidad, volvemos al punto de partida, el barrio de Arrazola.

Ruta recomendable no, lo siguiente.


DATOS DE INTERÉS (Orientativos)


Distancia recorrida:  14 kilómetros.

Tiempo total de la ruta circular:  4 horas y 40 minutos (sin contabilizar paradas).

Tiempos parciales (sin paradas):  - Arrazola - Collado Larrano: 1 hora y 40 minutos

                                                          - Collado Larrano - Pagazelaiburu: 30 minutos

                                                          - Pagazelaiburu - Collado Zabalandi: 30 minutos

                                                          - Collado Zabalandi - Izpizte: 20 minutos

                                                          - Izpizte - Andasto: 35 minutos

                                                          - Andasto - Barranko Errekaundi - Arrazola: 1 hora 5 minutos

Desnivel positivo acumulado:  1.120 metros.

Mapa de la ruta (pinchar sobre el recuadro del ángulo superior derecho para ampliar)  

1 comentario:

fito dijo...

Mejor explicado no se puede. Eres un crack. A seguir disfrutando con cada ruta...